ABUELAS, MADRES E HIJAS

GENERACIONES UNIDAS POR LA ARMONÍA Y LA PAZ FAMILIAR

Cada mes recibimos noticias de muertes violentas de mujeres a manos de hombres. En el siglo XXI, es que ¿no se puede vivir libremente en familia unidos por la verdad y el cariño? Quizá los valores están protegidos por una falsa tolerancia.¿Es tolerancia cuando se falta a la verdad y al respeto entre las personas?¿Será cierto que en donde hay confianza da asco? En familia no todo es tolerable.

La convivencia debe compaginar la complementariedad necesaria y las diferencias entre el hombre y la mujer, éstas no son carencias o debilidades para una de las dos partes. Si no estás dispuesto a pactar con las diferencias entre iguales, vive solo y olvídate de casarte y de tener hijos y así no someterás a nadie bajo tus tiránicas razones de vivir.

El equilibrio entre la libertad, el respeto y el bien común forman la intimidad de un hogar. Ya no funciona con: “la mujer es el sexo débil” o “esto se hace porque lo digo yo”.Los intolerantes están tranquilos con personas que piensan como ellos o con los que puede aplicarles su superioridad aplicando sin control la LEY DEL MÁS FUERTE.

La tolerancia empieza con nuestra libertad y acaba con el abuso de la misma. Abuelos, padres e hijos, rechazad cualquier actitud de violencia e intransigencia que no os permita distinguir valores universales: EL BIEN Y EL MAL. Abuelas, madres e hijas el silencio os hace cómplices.

Rechacemos la violencia, venga de quien venga, igual que rechazamos la esclavitud, la trata de blancas, el tráfico de armas, o la pedofilia. Todo maltrato es la antesala de la violencia doméstica de cualquier familia. La paz en las familias no admite silencios, ni miedos, ni chantajes. Sólo la verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *