A VUELTAS CON EL TABÚ DE LA COEDUCACIÓN

En La Vanguardia de 5 de octubre, 2004, se informa que la Ministra de Educación hizo algunas declaraciones en el Forum Europa, entre las que una de ellas se dedica a la coeducación.

Se refiere implícitamente a la coeducación como único modelo de educación en la enseñanza no universitaria, a modo de dogma o de tabú intocable, al decir que “todos los colegios financiados con fondos públicos deben ser un reflejo de la sociedad”, en cuestiones como la coeducación, y que muchos centros concertados están muy lejos de ella. Esa postura no parece muy coherente con la libertad de enseñanza ni con el derecho de los padres a elegir el tipo de centro y de educación que prefieran, según la Constitución española en su artículo 27. ¿Y dónde queda la autonomía de los centros, tan cacareada en la LOGSE como inoperante en la práctica?

La Ministra cuestiona también la legalidad de la educación diferenciada por sexos en España, cuestión que someterá a consulta. Le sugiero respetuosamente que lea la sentencia de la Sección 4ª de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional, de 20 de diciembre de 1999, en la que se pronuncia a favor de esos colegios concertados no coeducativos, en contra de un recurso de UGT.

Por otra parte ¿se ha ocupado su equipo de informarse bien de las nuevas tendencias que están surgiendo en el mundo respecto de esta cuestión, en países tan progresistas como Suecia, Alemania, Gran Bretaña, Australia, o los Estados Unidos, donde se dice que se asiste a un renacimiento de los centros diferenciados?

Como botón de muestra, hace sólo unos meses el Secretario de Estado de Educación de Estados Unidos, Roderick Paige, ha anunciado un proyecto de ley para que a las escuelas públicas del país se les facilite ofrecer programas diferenciados, lo que supone un cambio radical en el emblemático país de la coeducación. Y se dice que la propuesta ha sido aplaudida tanto por republicanos como por demócratas.

Este hecho refleja las conclusiones de décadas de investigación en neurociencia, en endocrinología, en psicología del desarrollo, y en otras áreas, como la educación moral, la organización escolar y la metodología docente. Los estudios más significativos han sido recogidos en una antología de 760 páginas titulada Gender in Education, publicada por la editorial Jossey-Bass (SanFrancisco, 2002), que aporta numerosas ideas sobre esta cuestión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *