Carta 35

35– Yo antes de entrar en el periodo de la adolescencia era un niño (no puedo calificarme de otra forma) muy pasivo, tal vez debido a la protección que tenían mis padres sobre mí. Mi cabeza tenía unas preocupaciones menos complejas, que no influyen en mi vida. La personalidad en si no era tan pasiva, pues era rebelde y no me gustaba no tener razón con lo que me llevaba a más de una discusión. Este periodo en mi opinión es un poco posterior a la llamada época del pavo, cuando el sexo contrario te empieza a atraer. Ellas entran en la adolescencia antes que nosotros, por lo menos en el campo físico, lo que hace que se fijaran en chicos mayores viéndonos como críos (en especial a mí, pues no era mucho mas de metro y medio). Por suerte este periodo ya pasó y los papeles cambian. Algo sí hecho en falta las no preocupaciones que tenía y su tranquilidad. La adolescencia es una de las mejores etapas de la vida, es algo que no debes dejar escapar, tienes las primeras experiencias y eso es algo que nunca te podrán arrebatar. Además del sexo entras en contacto con los vicios (suele ser lo normal): Fumar suele ser en lo general el primero, en este vicio gracias a Dios no he caido, pero lo se por mis amigos y gente que me rodea (este puede entrar en la vida de una de una persona antes de la adolescencia). La bebida es en mi opinión el vicio en el que más jóvenes caen, en este sí que caí y me arrepiento, su problema es la inmadurez de la persona a la hora de beber. Los jóvenes, a diferencia del tabaco, lo tienen algo mas difícil pues el mínimo de edad son los dieciséis años. Las drogas nos tientan en todo momento, desde el típico costo a otras más duras, lo curioso del caso es que están al servicio de todos en todo momento, solo el precio les impide comprarlas (digo les, porque yo no consumo, debido a que me preocupo por mí y las temo, además se puede vivir bien e incluso mejor sin ellas). Estos son los más corrientes en los que los jóvenes solemos entrar. Entras en contacto con el mundo, ya te da por leer algún periódico y ver algun telediario, pero lo más importante además de las chicas, es la diversión. En los estudios, ya empiezas a funcionar (aunque no por lo general, pues yo voy a trompicones) todo depende en el ambiente en el que te mueves. Los grupos de música tienen una gran influencia en la persona, terminan haciendo una especie de moda (esto también puede ocurrir en caso de una película), con esto es posible que perdamos la personalidad pero en mi opinión la ganamos. Las influencias políticas empiezan a salir, creando así unos ideales en los que creer, el problema es que hay jóvenes sin personalidad que caen en ideales violentos, que no saben ni lo que significan (por eso los chicos de hoy tenemos tan mala fama) o se ven influenciado por una tontería como su forma de vestir. Tendemos a buscar la independencia de los padres (nos tienen agobiados). Las personas que nos dan tan mala fama son esa gente que no se porque luchan, si lo que es suyo tambien lo destruyen, empezando por la familia. Es una lástima que los jóvenes de hoy aparten la religión a un lado pues mas adelante suelen volver a ella, habiendo desaprovechado gran parte de su vida. Esta es mi opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *