“LA CRISIS DE LA EDUCACIÓN RADICA EN LA FALTA DE EXIGENCIA”

Inger Enkivist
Recoger las impresiones de cómo nos ven desde fuera es siempre enriquecedor. Más todavía si se trata de examinar nuestro sistema educativo. Ingrid Enkvist, catedrática de español en la universidad de Lund (Suecia) está especializada en la comparación entre los sistemas de educación en diferentes países occidentales. Ha publicado La educación en peligro (2000) y ahora acaba de presentar Repensar la educación, dónde analiza cómo se ha desvirtuado la enseñanza occidental el último medio siglo.

¿En qué radica la crisis de la enseñanza que viven algunos países occidentales? Principalmente en que los gobiernos están utilizando la enseñanza como una mercancía política y parece más importante la imagen del partido político que el hecho de que los alumnos mejoren sus conocimientos. En Finlandia nunca han impuesto una nueva pedagogía, y cada año van mejorando. Ahora está al nivel de Japón, Corea del Sur o Taiwán. Cambiar la política educativa cada vez que un gobierno sube al poder perjudica gravemente el avance de un país.

¿En qué aspecto común están fracasando las políticas educativas?

En que ahora sobran los exámenes. Se ha desligado la escuela de su función docente y se está empleando como un instrumento para aumentar la igualdad social. La introducción de la informática, la pedagogía de lo lúdico y el trabajo en equipo, establece una imagen que parece adecuada para una nueva generación. Así, se establece que el profesor que hace exámenes y evalúa es mal profesor. Los alumnos creen que tienen derecho a exigir una educación a la carta escogiendo los contenidos que quieren aprender.

Los alumnos van más años al colegio pero aprenden menos, ¿qué está pasando?

Hay bastante dinero en los sistemas de educación, hay muchos profesores que están bien formados y hay una voluntad de salir adelante. Lo único necesario es reorientar las políticas educativas para recuperar un sistema de calidad en cinco anos. Lo que quedaría sería sólo una generación mal educada, que ya es difícil recuperar porque han terminado la escuela.

¿Qué opina de la nueva ley educativa que el Gobierno español está a punto de aprobar?

Por lo que la conozco, creo que carece de un objetivo que es necesario en España: implantar la cultura del esfuerzo. Se tiende a rebajar el nivel de exigencia y eso incide claramente en la decadencia de la estructura educativa.

¿Escuela pública o privada?

Apuesto por la pública pero siempre que mantenga un nivel alto de conocimiento. Creo que las autoridades están dejando que decaiga la calidad de la escuela pública, que es la que marca el nivel de un sistema educativo. Por eso, los padres se decantan por la escuela privada.

¿Qué país nos puede servir como ejemplo por su modelo educativo?

Creo que la reforma de Blair es interesante porque ha demostrado como dar la vuelta a un sistema que estaba perdiendo calidad y obteniendo unos resultados mediocres. Por eso, ha optado por impulsar la escuela pública permitiéndole adoptar los criterios privados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.