¿Son los tetrapléjicos inútiles?

Desde la muerte del joven tetrapléjico francés Vicent Humbert hace pocas semanas, el debate está en la calle: ¿Debería legalizarse la eutanasia?. Esta es una cuestión compleja que no se responde con un simple si o un simple no. Es, como todo lo que atañe al ser humano, un tema que requiere mucha reflexión y, si es posible, intentar introducirse en la piel de los protagonistas. Por eso, me sorprende que se opine con tanta ligereza sobre cosas tan importantes como la vida o la felicidad de la persona.

¿Qué pensaría yo si a mis diecinueve años me quedase de pronto y para toda la vida en una cama, sintiéndome inútil y siendo un estorbo para los que me cuidan? ¿Desearía que legalizaran la eutanasia? No voy a ser hipócrita diciendo que no. Así que lo mejor será declarar que lo ignoro. No puedo responder porque soy consciente –por lo menos en la lejanía- de que eso es algo tan duro que no se si sería capaz de soportarlo.

Sin embargo, aún en las situaciones de máximo sufrimiento, en los momentos en los que uno se siente inútil o con la sensación de que no debería estar en este mundo, tiene que existir una esperanza. Una ilusión que nos empuje a seguir viviendo.

No pretendo juzgar desde mi grato sillón, del cual puedo levantarme cuando me plazca, a aquellos que no pueden moverse de su incómoda banqueta. Eso ya lo han hecho muchos, bien sea desde la cátedra innoble de la sensiblería irracional o desde una visión inhumana y dura del moralismo.

Lo único que intento demostrar, sin tratar de esconder su dosis de amargura, es que esas vidas tienen un sentido. Más hondo quizá que el de muchos de los que andamos correteando por ahí.

Son ellos los que nos sacan por momentos de este mundo frívolo en el que estamos sumergidos para mostrarnos la realidad de la vida. Son ellos los que despiertan en nosotros la piedad y la ternura en su grado más humano. Y, si ser destellos de todo esto pudiera parecer poco, todavía nos quedaría ese amor que los une a sus seres queridos y a los que les cuidan ¿Hay algo más importante en la vida que el amor? ¿Existe una razón más grande para vivir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *