¿Símbolos religiosos en la intimidad?

Últimamente corren ríos de tinta en la prensa sobre la prohibición de los símbolos religiosos en las escuelas francesas. Y la verdad, en unas fechas tan señaladas en las que se suele hablar del niño Jesús, de los Reyes o del consumismo reinante, sorprende que la decisión del ejecutivo francés se esté llevando todo el protagonismo en lo que a esta materia se refiere.

Lo cierto es que muchos se han apresurado a exigir que se tomen las mismas mediadas en nuestro país. A pesar de que ya hace unos añitos que se descolgaron los crucifijos de las aulas públicas. Para defender esta postura señalan que la religión ha de ser algo íntimo de cada persona. Vamos, que les molesta que otros exhiban su fe porque va contra su libertad de conciencia.

Para empezar tendrían que definirnos su concepto de intimidad. Yo, por mi parte, considero que mi cuerpo es algo de lo más íntimo que poseo. Por lo tanto, no entiendo porque no me dejan lucir mi velo o mi crucifijo en esa intimidad mientras a otros les permiten enseñarla sin ningún pudor. Mi cuerpo es mío, no de la libertad de conciencia de los otros. Si molesta lo siento muchísimo, les pido mil perdones. A mi tampoco me gustan las viejas con verrugas y me aguanto porque también ellas tienen derecho a vivir y a tener verrugas.

Sin embargo, todo lo dicho anteriormente carece de sentido. Y no tiene sentido porque es imposible reducir la religión a la intimidad. Un creyente tiene fe en clase, en su trabajo, por la calle o en su casa. Por esa razón, pretender reducirla a cuatro paredes o a un templo es algo absurdo y falto de coherencia. Si a todo esto añadimos que la religión no es solo una creencia, sino una forma de vida –una filosofía- que empapa todos los ámbitos y actuaciones de la existencia de una persona, dónde queda la intimidad… En fin, solo quiero que dejen creer a cada uno creer en lo que quiera, que no intenten imponer dogmas ateos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *