¿EMOCIONALMENTE INTELIGENTES?

Catret, Amparo
Ed.: Palabra
LA AUTORA – Amparo Catret es valenciana, está casada y es madre de dos hijos. Es profesora del colegio Guadalaviar. Ha asistido a cursos en diversos países, así como también ha viajado dando conferencias.

***

El subtitulo dice “una nueva dimensión de la personalidad”. En las primeras páginas se recogen las primeras ideas de Gadner y luego de Goleman que han llegado a popularizarse. Ya son términos corrientes en el mundo educativo, términos como: analfabeto emocional, analgésico emocional, habilidades sociales, empatía… como toda moda, corre el riesgo de sobredimensionarse. Eso les ha llevado a algunos que para potenciar la autoestima niegan la realidad. Catret con un lenguaje sencillo y asequible explica las aplicaciones educativas –válidas para el colegio y la familia- de la inteligencia emocional. Conocerse interiormente lleva a valorar la propia intimidad –a eso se llama inteligencia intrapersonal. Relacionarse bien con los demás es tener desarrollada la inteligencia interpersonal: hay personas sociables, que saber captar las emociones de los demás con especial facilidad, tienen desarrollada la empatía y son capaces de ponerse en el lugar del otro. La mujer tiende, en igualdad de condiciones que el varón, a desarrollar mejor esta faceta de la personalidad: son más comunicativas, captan mejor el lenguaje emocional, los diversos registros… En líneas generales el libro aporta. Por ejemplo la empatía es necesaria para desarrollar el trabajo en equipo; en lugar de tender al binomio yo gano- tú pierdes, es posible llegar a acuerdos cooperativos en lugar de competitivos. En algunos casos, considero que es poco realista, como cuando habla de la formación de líderes. Es verdad que hay una parte que se aprende, pero no todos los alumnos reúnen condiciones personales para ser líderes. Sí, en cambio, todos debemos aprender a convivir, a rehacernos emocionalmente de un fracaso… Es una faceta importante, en la algunos son analfabetos emocionales, pero potenciar su valor no debe llevarnos a sobredimensionar su espacio dentro de la educación de la personalidad. Catret aporta algunas citas de carácter espiritual, pero quizá podía haber profundizado más, pues la conciencia firme de la Filiación divina es el fundamento más seguro para una persona emocionalmente estable; lo que no significa ni que todos los que rezan los sean ni que no puedan ser emocionalmente estables los agnósticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *