«LA MATERNIDAD NOS HACE MUCHO MÁS INTELIGENTES»

Katherine Ellison
Cuando la periodista y escritora Katherine Ellison tuvo a sus dos hijos estaba más ocupada que nunca. A la vez, comprobó que se le duplicaba el tiempo, que podía hacer más cosas, que tenía más energía, que estaba más implicada en la sociedad y llegaba bien al cuidado de sus hijos. Alentada por su propia experiencia, decidió entrevistar a científicos y madres de todo el mundo para desarmar el mito de que la maternidad disminuye la capacidad intelectual de las mujeres. Por el contrario, Ellison comprobó que ser madre aporta mejoras en la percepción, la eficiencia, la resistencia, la motivación y la inteligencia emocional.

¿De dónde viene la idea que critica en su libro de que la maternidad hace que disminuya la capacidad intelectual?

Existe un fortísimo prejuicio, al menos en mi país y también en muchos otros sitios. y es que tener hijos hace que la mujer entre en el universo infantil y pierda inteligencia. Algunas personas defienden que durante el embarazo hay un cambio de hormonas que atonta a las mujeres y que las obsesiona con cuestiones como son la comida, la educación de los hijos, cambiar pañales, preparar papillas…

¿Cómo rebate lo contrario?
En mi libro explico que es precisamente la maternidad lo que nos hace mucho más inteligentes. Esto pasa en dos niveles. Existe el llamado nivel de la ciencia básica, en el cual la investigación animal muestra que entre los roedores y primates, los progenitores adquieren mejores habilidades de memoria y aprendizaje que los que no son padres, un desarrollo ló­gico desde un punto de vista evolutivo.

¿Cuál es el otro nivel?
El que se puede deducir desde la experiencia humana. En éste, la novedad que los niños introducen en tu vida es estimulante para tu cerebro. Además, también puede ayudar a desarrollar una nueva habilidad en lo que se refiere a la eficiencia, de modo que se hacen más cosas en menos tiempo porque no te queda más remedio que sacar el máximo partido a cada segundo de tu vida.

¿Está comprobado científicamente que la maternidad estimula la inteligencia?
Sí. Hay unos documentos de Craig Kinsley y Kelly Lambert que explican esto detalladamente en el libro. Ellos han realizado un trabajo fascinante con ratas y monos. Como los humanos son tan cambiantes es casi imposible hacer investigaciones similares con nosotros, pero estos estudios con los animales nos muestran los fundamentos que todos deberiamos tener en común.

¿Cree que el descenso de natalidad de la sociedad está relacionada con la idea de que ser madre es incompatible con el prestigio profesional?
Bueno, no hay ningún informe que demuestre esta teoría, pero tiene toda la lógica. Actualmente, creo que ser una buena madre significa también ser una buena proveedora económica. Por eso viene este fuerte prejuicio contra las madres trabajadoras, que por lo general es falso, pero el cual puede ser un factor que influya.

¿Es partidaria de que la mujer abandone su trabajo para dedicarse al cuidado de sus hijos?
No. En parte por la razón que he explicado anteriormente. En la sociedad de hoy donde se dan unas elevadas tasas de divorcio y una inseguridad general en el empleo, no se puede contar con la figura del padre para que sobrelleve toda la carga económica. Además porque pienso que muchas mujeres prosperan cuando pueden hacer más de una cosa con su vida. Por otro lado, es obviamente una decisión personal que debe tomar la mujer dependiendo de sus propias convicciones y de sus circunstancias personales. En mi caso, estoy muy agraecida porque tengo un horario muy flexible para estar al pie del cañón en el cuidado de mis hijos, pero también para hacer el trabajo que me gusta.

Hacer compatible el trabajo con la familia es realmente complicado en la sociedad actual. ¿Qué medidas deben implantar las empresas para facilitar la conciliación?
Dedico un capítulo entero a esto en mi libro y muestro cómo algunas empresas con miras más amplias, velando por el futuro han demostrado que actualmente pueden ahorrar dinero mediante el bienestar y la fidelidad entre sus empleados. También se ha demostrado que se incrementa la productividad ofreciendo horarios flexibles, zonas dentro del mismo trabajo para cuidar a los niños y facilitando las vacaciones familiares.

¿Y los gobiernos?
Es fundamental que los gobiernos tengan como principal objetivo el desarrollo y la implantación de estas medidas porque se trata de la mejor inversión para el futuro de la sociedad.

¿Cree que pueden las madres llegar a ocupar altos puestos de trabajo teniendo varios hijos?
Por supuesto. De hecho hay muchos casos donde lo hacen. En mi libro entrevisto a la jefa de bomberos de San Francisco, una madre de tres niños cuyo marido ayuda al cuidado de los hijos y les va muy bien; también a una zoóloga que fue la primera mujer presidenta de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, la cual también comparte la atención de los niños con su esposo; y otro muchos casos. No es fácil, pero ciertamente, es posible. La clave está en que el marido se implique cada vez más en el apoyo a las tareas domésticas y en la atención de los niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *